Sube el precio de los coches, baja el de los carburantes

Durante el último año se ha producido una subida de los precios de los automóviles. Afortunadamente para los conductores, este aumento se ha podido compensar con un ritmo decreciente del precio de los carburantes durante el mismo periodo de tiempo.

Según los datos del índice de precios al consumo (IPC) que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el acumulado de los 10 meses de este año el precio de los coches ha subido un 1,8%, mientras que el de los carburantes ha retrocedido un 3,6%.

Llevada la serie al mismo mes del año pasado, los coches han aumentado un 1,9% los precios y los combustibles han bajado el 3,7% como consecuencia de la fuerte caída del coste del barril de petróleo en los mercados internacionales.

Si lo analizamos en periodos mensuales, durante octubre el precio de los coches ha tenido un alza moderada del 0,2% frente a la significativa reducción de los carburantes, en un 2,7%. En este contexto, el IPC general ofrece una subida mensual del 0,5%, pero mantiene evoluciones en negativo del 0,4% desde enero y del 0,1% desde el mismo mes de 2013.

La constante subida de los vehículos provoca que los conductores tengan que afrontar un mayor gasto a la hora de comprarse un vehículo, a lo que hay que sumar el seguro y los contratiempos que se puedan presentar. Como parte positiva, los precios de la gasolina han dado un respiro a los conductores presentando una bajada de precios que les permite ahorrar dinero.

Sin embargo, en un momento puntual es posible que necesiten disponer de liquidez. Para afrontar esta situación el servicio de empeño de coches permitirá a los conductores obtener dinero de forma rápida y sencilla con la máxima flexibilidad.

Además, cuenta con la ventaja de poder seguir conduciendo tu vehículo a cambio de una cómoda cuota de alquiler. El procedimiento es muy sencillo. Valoramos tu vehículo y te damos desde el 50% de su valor, garantizándote la máxima tasación. Con empeño de coches obtendrás la liquidez que necesitas independientemente de cómo se muevan los precios.